Con este blog se pretende tener un contacto sincero con Dios y los hermanos. Daros puntos de reflexión, oración e información. Un vehículo humilde de extensión de nuestra fe, a la vez que un modo de conocernos mejor y acercar nuestras parroquias a vuestros hogares, a vuestra vida. Este blog interparroquial está abierto a todos vosotros, con el único fin de crecer en el seguimiento de Jesús.

CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

ENTRADAS



San Andrés Apóstol, nuestro patrón

Un año más, al comienzo del Adviento, llegan las fiestas en honor a nuestro patrón, San Andrés Apóstol. La celebración debe de ser triple. No sólo celebramos el 30 de noviembre, la fiesta del patrón del pueblo, sino que además es la fiesta del titular de nuestra Parroquia y en tercer lugar celebramos el nombre de nuestro pueblo, ya que es la única entidad de población de nuestro entorno que tiene como nombre el de su patrón, San Andrés. Debemos de estar muy orgullosos de tener a San Andrés como patrón y de festejar estas celebraciones en torno a él y a su imagen. Todo esto se deriva de la vinculación que siempre ha tenido el pueblo, desde nuestros más lejanos, ancestros, con la Iglesia y que ha sido la forma en que hemos expresado nuestra fe, que tiene su raíz en la acción de la gracia de nuestro corazón y abarca la totalidad de lo que somos como pueblo. San Andrés debe de ser la guía, el camino que nos lleve hasta nuestro Señor Jesucristo. Él era un hombre de fe y de esperanza, y en él debemos de fijarnos como referente. 
Fue discípulo de Juan el Bautista, al que siguió cuando comenzó a predicar. Precisamente estaba con su maestro, cuando Juan Bautista, después de haber bautizado a Jesús, le vio pasar y exclamó: “He ahí el cordero de Dios”. Andrés recibió luz del cielo para comprender esas palabras. Inmediatamente siguió a Jesús. Comenzó así una verdadera gracia para San Andrés: su historia de amistad, de cercanía, de intimidad con Jesús. San Andrés comprendió claramente que Jesús era el Mesías y desde aquel instante decidió seguirle, convirtiéndose así en el primero de los apóstoles que lo hizo. Pero no sólo eso, sino que compartió con su hermano Pedro su encuentro con Jesús, anunciándole que había encontrado al Mesías esperado. Este anuncio que hizo San Andrés a su hermano Pedro fue la primera evangelización de la historia del cristianismo. Cuando Jesús encontró a San Andrés y a su hermano Pedro pescando en el Mar de Galilea, y los llamó a su ministerio, anunciándoles que haría de ellos pescadores de hombres, abandonaron sus redes para seguirle y ya no volvieron a separarse de Él. De pescador de Galilea pasó a ser pescador de hombres: cambió su identidad, enseñándonos que cuando Dios pasa por nuestra vida, ya no podemos ser los mismos, no podemos hacer lo mismo. Pero la Palabra de Jesús no era sólo la llamada de un hombre, era la voluntad de Dios y por eso caló hondo en el corazón de San Andrés. De esta forma, nuestro patrón nos enseña que no se puede decir “no” a Dios y a sus planes sin caer al instante en un profundo vacío. Aquel fue un gran día para San Andrés, porque se había convertido en un pescador de hombres sencillamente porque se lo había dicho Jesús, con su palabra, la misma que creo el mundo y la vida. También a cada uno de nosotros Jesús nos pide que pongamos a sus servicio todo lo que somos y tenemos para que, viviendo con Él las tareas de nuestro trabajo profesional y de nuestra familia, seamos “pescadores de hombres”, es decir debemos ayudar a quienes nos rodean en la familia y en el trabajo a que encuentren a Cristo que es la única luz para nuestro camino, tal y como hizo San Andrés mostrando el camino a Pedro. Debemos seguir su ejemplo.
Que San Andrés acompañe el caminar de nuestro pueblo y de nuestra parroquia que lo tiene como titular, patrón y protector. Que su ejemplo nos ayude a dejar las redes antiguas por unas redes nuevas, nos haga a todos evangelizadores y alentados por el ejemplo de su vida, en este día animados por su recuerdo, recorramos sin desfallecer el camino y alcancemos, como él, la Gloria, junto a nuestro Señor Jesucristo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un Blog se alimenta de tus comentarios. No te vayas sin dejar el tuyo.

ul {z-index: 200; padding:0 !important;} li:hover {position:relative;} #crosscol ul li {padding:0 !important;}