Con este blog se pretende tener un contacto sincero con Dios y los hermanos. Daros puntos de reflexión, oración e información. Un vehículo humilde de extensión de nuestra fe, a la vez que un modo de conocernos mejor y acercar nuestras parroquias a vuestros hogares, a vuestra vida. Este blog interparroquial está abierto a todos vosotros, con el único fin de crecer en el seguimiento de Jesús.

CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

ENTRADAS



Una Plaza para el Padre Onofre

Desde el pasado sábado, 20 de febrero, la plaza de la Parroquia de Ntra. Sra. de la Paz y Unión, en La Cuesta, recibe el nombre del que fuera nuestro párroco durante 21 años (1952-1973), Don Onofre Díaz Delgado, "El Padre Onofre". El acto del descubrimiento de la Placa contó con la presencia del alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, nuestro obispo, Don Bernardo Álvarez y como no, con una representación de nuestra Parroquia, encabezada por nuestro párroco, Javier.
El Padre Onofre era natural del santacrucero barrio de Duggi, donde nació en 1925. Desde muy joven sintió su vocación e ingresó en el seminario de la mano del Obispo Don Domingo Pérez Cáceres. Inició su labor pastoral en nuestra Parroquia de San Andrés Apóstol, donde permaneció como párroco durante 21 años. Posteriormente estuvo destinado 34 años en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Paz y Unión de La Cuesta, lugar donde ahora se ha realizado este acto de homenaje póstumo. El Padre Onofre falleció el 25 de diciembre de 2010.

Una Cuaresma llena de Misericordia

Con el “Miércoles de ceniza” se inicia la Cuaresma, ocasión propicia para mejorar nuestra vida. Comenzamos el camino cuaresmal con la imposición de la ceniza sobre nuestras cabezas. Con este gesto, queremos reconocernos pequeños, pecadores, necesitados del perdón y del don de la conversión. Lo hacemos con esperanza, porque sabemos que el amor y el perdón de nuestro Padre son siempre mayores que nuestro pecado y nuestros fracasos. Con Él siempre podemos empezar de nuevo. El Señor nos propone vivir estos cuarenta días como un tiempo de gracia, de conversión, y de responsabilidad, de manera que cuando lleguemos a la Pascua, podamos experimentar con gozo una auténtica renovación de nuestra fe y de nuestras actitudes.
Pero llegar a la conversión supone, realmente, un reto ambicioso y profundo. Muchas veces, el sistema nos empuja a vivir recluidos en nuestro egoísmo, a cerrar los ojos frente a las necesidades del prójimo, pensando sólo en lo nuestro, ¡bastante tenemos con nuestros problemas para hacernos cargo de los de los demás!; y sin embargo, esto no es cristiano. 
La conversión durante esta Cuaresma busca hacer frente a la indiferencia en la que caemos casi sin darnos cuenta. Ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás, no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien.
Indiferencia que no se da sólo con el prójimo, sino también con Dios mismo; somos muchas veces bastante más indiferentes con Dios que con el prójimo, y precisamente la Cuaresma es la ocasión propicia para poner remedio a esa ceguera y a esa dureza de corazón.
La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Esto sucede cuando escuchamos la Palabra de Dios y cuando recibimos los sacramentos, en particular la Eucaristía. En ella nos convertimos en lo que recibimos: el cuerpo de Cristo. En él no hay lugar para la indiferencia.
Dejarnos amar por Jesús, recibir de Él la fuerza para darnos a los demás supone entonces primero empaparnos de su Palabra y recibirlo en la Comunión, sólo de esa forma podremos llegar hasta él y darnos generosamente al hermano. Debemos llenarnos de su "Misericordia".


14 de febrero. Jornada Nacional de Manos Unidas: "Plántale cara al hambre: siembra"

Un año más, Manos Unidas lanza su Campaña Anual, esta vez con el lema "Plántale cara al hambre: siembra". Durante esta semana se celebran varios eventos que culminarán el próximo domingo 14 febrero, cuando se celebra en toda España la Jornada Nacional de Manos Unidas.
Esta nueva campaña marca el inicio de un Trienio de lucha contra el hambre (2016-2018) en los que Manos Unidas, la ONG de Desarrollo de la Iglesia Católica en España, trabajará para dar respuesta a las causas y problemas que provocan el hambre en el mundo desde una triple perspectiva: el mal uso de los recursos alimentarios y energéticos; un sistema económico internacional que prima el beneficio y excluye a los débiles y unos estilos de vida y consumo que aumentan la vulnerabilidad y la exclusión. 
Para Manos Unidas, solucionar el problema del hambre pasa por acompañar a los más pobres y reforzar el derecho a la alimentación de los pequeños productores, contribuir al cambio hacia unos sistemas alimentarios más justos y educar para una vida solidaria y sostenible.
Este viernes, 12 de febrero como gesto de apoyo a los 793 millones de personas que sufren el hambre, cada día, en el mundo, Manos Unidas celebra el Día de Ayuno Voluntario y propone donar el importe de nuestra comida de ese día a los proyectos de desarrollo que realiza en todo el mundo.
La colecta de este domingo de nuestra parroquia, como la del resto de parroquias de nuestro país, está destinada a Manos Unidas, su misión y proyectos.


Nuestra Cáritas Parroquial con el Proyecto "Café y Calor"

Esta mañana, una de las voluntarias de nuestra Cáritas Parroquial se ha acercado hasta el Proyecto "Café y Calor", de Cáritas Diocesana, para hacer entrega de la ropa interior y los paraguas que se recogieron durante la campaña que se realizó durante la Navidad para tal fin. Desde aquí agradecemos a los cuatro feligreses de nuestra parroquia por sus aportaciones, así como a otras muchas personas que no perteneciendo a nuestra parroquia, ni siquiera ser residentes en San Andrés han colaborado con nuestra Cáritas contribuyendo con sus aportaciones.
"Café y Calor" es un proyecto de acogida de Cáritas que desde hace más de quince años ofrece aseo, cama y comida a personas que están en exclusión social. Ubicada en la Avenida de Bélgica, la casa de acogida tiene capacidad para 25 personas y funciona en horario nocturno, desde las 20:00 horas, cuando abre sus puertas, hasta las 8:00 horas, momento en que los usuarios deben abandonas la vivienda hasta que llegue nuevamente la noche.
Es de destacar, que nuestra Cáritas Parroquial ha contribuido a que, recientemente, uno de nuestros vecinos, que se encontraba viviendo en la calle, haya podido acceder a una de las plazas de esta casa de acogida. Por este hecho sentimos una gran satisfacción y deseamos desde aquí que logre reinsertarse totalmente.

ul {z-index: 200; padding:0 !important;} li:hover {position:relative;} #crosscol ul li {padding:0 !important;}